El Regional

Opinión

| Carlos Morales
2018-04-14

Desde que habito tu cuerpo,

soy el huésped de mi propia casa,

abro puertas, recorro pasillos, beso latidos;

me baño bajo tu aliento.

Desde que habito tu cuerpo,

soy un hombre casi hogareño,

el borde del mundo está en ti, de ti no quiero salir.

Desde que habito tu cuerpo,

la noche se amalgama con mis ojos bien cerrados

mientras mis manos van por tu espalda resbalando

hasta que el alba se asoma a la orilla de la cama.

Desde que habito tu cuerpo,

te quiero a ratos prolongados,

te espero en el rincón del amor de vez en diario,

y daría mi vida que es tuya por seguirte habitando.

 



2017 El regional del sur. Derechos reservados. Aviso legal | Marcas registradas | Privacidad


Volver Arriba