El Regional

Opinión

Eolo Pacheco |
2018-04-13

El futbolista lleva la delantera en la contienda electoral por la gubernatura de Morelos, pero no tanto como lo publica El Universal. Nadie duda que tiene más simpatía que los demás contendientes, pero eso no es necesariamente intención de voto. Cuau puede ganar, pero todo puede pasar el primero de julio.

 

Todas las encuestas electorales que se han levantado en los últimos meses en Morelos conceden al ex alcalde capitalino la ventaja; algunas más y otras menos, pero en todas la preferencia electoral favorece al futbolista. Una encuesta publicada ayer en el periódico El Universal le otorga una ventaja de 3 a 1 sobre el segundo lugar, lo cual a tres meses de las votaciones hace irreversible el resultado. La pregunta es simple ¿Se concretará en las urnas lo que dicen las encuestas?

Los estudios de opinión son herramientas de medición que se utilizan de manera permanente en las campañas políticas; su función interna es mostrar escenarios, advertir situaciones, aportar elementos para tomar decisiones y ayudar a definir o perfeccionar las estrategias. En lo externo su uso es otro: se difunden con la idea de generar percepción pública y poner nervioso al adversario; influir en el votante ayuda y sacar de balance al rival también.

En las diferentes encuestas que se están levantando en esta carrera electoral, incluyendo las del equipo de campaña de Cuauhtémoc Blanco los números son coincidentes: el futbolista es primer lugar, lo que no cuadra con lo publicado ayer en el rotativo nacional son las cifras, pues aunque la ventaja del ex alcalde es amplia, no lo es tanto como lo pone el periódico. En las encuestas de los diferentes equipos de campaña la ventaja de Blanco Bravo oscila entre 9 y 12 puntos.

Pero al final del día los números de las encuestas no van más allá de un retrato momentáneo. En la percepción pública local prevalecen varias ideas: 1- Cuauhtémoc Blanco Bravo va a la cabeza; 2- Víctor Caballero Solano podría dar la sorpresa y 3- Jorge Meade Ocaranza está (políticamente hablando) muerto.

Lo que vemos en Morelos en la elección también es claro: la gente está muy enojada con el gobernador, lo que prevalece en el ánimo de los ciudadanos es un sentimiento de odio personal contra el titular del ejecutivo y un deseo de venganza contra el régimen.

En ese plano sobresale la figura de Cuauhtémoc Blanco, quien se ha apropiado del discurso anti graquista y sólo promete meter a la cárcel al gobernador, pero con eso le ha bastado, al menos hasta ahora, para ganarse la simpatía popular.

La contienda en Morelos, como las que se han vivido en otras entidades como Veracruz, Chihuahua, Quintana Roo o Sonora, se desarrollará entre conflictos sociales, crisis económica, problemas de inseguridad, violencia, corrupción y deterioro político. En aquellas entidades la propuesta ha pasado a segundo término porque el mal humor social es tanto que la gente, antes de buscar planes de desarrollo, exige la promesa de que se actuará contra las autoridades salientes.

En Morelos la situación es muy similar, aunque nada está definido aún. Dentro del equipo de campaña de Cuauhtémoc Blanco saben que van arriba, pero también tienen claro que su ventaja no es tan amplia como la que se publicó ayer. Además: dentro del cuarto de guerra del futbolista se han encendido los focos de alerta porque ya notaron que la simpatía hacia el candidato comienza a bajar y sobre todo, porque las diferencias con Morena se están profundizando. En un escenario tan complicado como el que tenemos hoy en Morelos la percepción cuenta mucho, pero para traducirla en votos se necesita además de una buena estrategia, equipo de trabajo y estructura. Cuauhtémoc Blanco aún no la tiene.

No hay duda que la encuesta del Universal refleja el primer lugar de Cuauhtémoc, pero no la distancia que le saca a su más cercano contendiente; puede ser que esas cifras reflejen la simpatía hacia los participantes de la elección, pero todavía falta tiempo para que se defina la verdadera intención del voto. Es más: quienes entienden de campañas políticas saben dos cosas: la estructura cuenta y las encuestas fallan.

Anímicamente la publicación de El Universal fue un golpe muy duro para varios candidatos; aún a sabiendas que no son las cifras reales, los involucrados en la contienda se desbalancearon al ver en un medio tan importante una noticia tan contundente como esa. En el equipo de Cuau la nota se observó de manera distinta, saben que forma parte de un juego de poder nacional, que se trata de un mensaje de Osorio a AMLO y también que ésta como tras notas incluye una fuerte animadversión política federal en contra del gobernador Graco Ramírez.

Es probable que en los casi tres meses que faltan para la votación el alcalde con licencia mantenga la preferencia electoral y se alce con el triunfo en las urnas, pero difícilmente lo hará con el margen que hoy le otorga la encuesta de El Universal. Es más: visto lo que sucede al interior de la coalición Juntos Haremos Historia y lo que hacen otros equipos de campaña, me parece que al final la diferencia que habrá entre el ganador y el segundo lugar no será mayor a un dígito y quizá quien proteste el primero de octubre como gobernador de Morelos no sea un futbolista.

Una elección como la que se está viviendo en Morelos es más compleja de lo que se ve; en la boleta habrá ocho contendientes y algunos personajes se juegan mucho más que un cargo, hay varios factores externos que influyen en el proceso e impactan en el ánimo de los votantes; también tenemos un ambiente de enorme enfado ciudadano que podría traducirse en votos y cambiar la historia o quedarse en la queja mediática (solo con publicaciones en redes sociales) sin salir a votar.

Mucho todavía hay q           ue ver en este proceso. Cuauhtémoc Blanco lleva la delantera, puede ganar, pero aún pueden suceder muchas cosas.

  • posdata

Cuentan los que saben que desde México se vigila con interés lo que ocurre en Morelos. Las observaciones que hizo la Auditoría Superior de la Federación a las finanzas del gobierno de Graco Ramírez y la revisión que se hace a las cuentas públicas del Congreso de Morelos no son casualidad, ni ajenas al análisis que se hace de las finanzas personales de varios funcionarios.

El tema es delicado, no tiene que ver con la contienda electoral ni se enmarca en la lucha política de fin de sexenio, pero podría implicar sanciones muy serias para los personajes involucrados. La revisión, dicen, se realiza en dos vías: lo público, es decir, el manejo y administración de los recursos del estado; y lo privado, tomando en cuenta las finanzas personales y familiares de algunos funcionarios, su gasto (congruencia fiscal, le llaman) y el patrimonio de sus familiares y amigos cercanos.

Entre los personajes que se observan, cuentan, está el ex funcionario de la Secretaría de Salud de Morelos Andrik Ruíz de Chávez, el actual titular del fideicomiso para la reconstrucción en Morelos Sergio Beltrán Toto y un joven de apellido Sanders, hijo del ex tesorero del estado.

En los pasillos del gobierno se sabe desde hace tiempo y se comenta insistentemente en los últimos meses que estos personajes representan la parte más delgada del hilo que conduce esta historia. Es secreto a voces que algunos de ellos han incrementado de maneta escandalosas su patrimonio y es público, porque sus familias se encargan de hacerlo en las redes sociales, el ritmo de vida que llevan. “Son el círculo más cercano... se hicieron millonarios en unos años” afirman.

Puede ser que al final no suceda nada y que el seguimiento que se ha comenzado a hacer sobre algunas instituciones y personas quede en el olvido, como siempre... aunque quizá ahora las pesquisas concluyan en algo y los ciudadanos vean que al menos esta vez se aplica la ley.

Ya veremos.

  • nota

Hugo Salgado cumplió ayer 36 años como Notario. Abogado, catedrático universitario, maestro de notarios, en algún momento funcionario público, desde hace años integrante de distintos comités bancarios y empresariales, golfista y buen amigo, Hugo es una persona que se prepara todos los días y de manera cotidiana se le observa trabajando en su oficina o contribuyendo de distintas maneras a mejorar nuestra ciudad y estado.

Como fedatario público Hugo Salgado se ha caracterizado por su eficiencia, por su seriedad y sobre todo por la confianza que brinda a sus clientes. Como persona se le conoce como un buen amigo, alguien dispuesto siempre a ayudar y a conciliar.

Treinta y seis años se dicen rápido, pero son toda una vida.

Mi reconocimiento, respeto y gratitud al amigo.

  • post it

Se comenta con intensidad desde hace una semana en los pasillos de palacio: hay una nueva millonaria en el gabinete, una funcionaria que recién adquirió una propiedad en uno de los conjuntos residenciales más exclusivos de Cuernavaca; es vecina de Raúl Iragorri, el dueño de las agencias Nissan y férreo promotor de Morena y también de Matías Nazario, el diputado federal que le lleva las cuentas al maestro Juan Díaz.

La dama en cuestión presume sus logros: en diciembre pasado le regaló una motocicleta nueva a su marido y luego se dio el gusto de comprarse una de las camionetas SUV más caras del mercado. Igual que otros funcionarios del gabinete, dicen, la directora presume sus compras, las publica en redes sociales y las muestra con total desparpajo a sus subordinados.

Sólo 12 millones de pesos le costó su nueva vivienda; afirman que se adquirió de contado, sin intermediarios y luego se le metió un poco más de dinero para dejarla a gusto de la feliz pareja. ¿Qué son 12 millones de pesos para una directora que otorga créditos a trabajadores? ¿Por qué espantarse del nivel de vida de una joven que aún no cumple 30 años de edad, que apenas lleva un año en el puesto, pero sin duda merece ese súbito crecimiento económico?

¡Ni que fuera la única del gabinete que ha estrenado casa!

  • redes sociales

Rafael Reyes viene por la revancha en Jiutepec; volverá a competir por la presidencia municipal, sólo que ahora bajo las siglas de Morena.

Rafa va por su segunda victoria y se ha preparado para que esta vez no le roben la elección. En el proceso pasado los votos de la mayoría favorecieron a Rafael Reyes, pero en un descuido algunas urnas se embarazaron, otras se perdieron, el PRI pactó y las autoridades electorales obedecieron, dando como resultado un cambio en los resultados: ganó Manolo.

Tres años después Rafa viene por la revancha: más maduro, más templado, mejor preparado y sobre todo cobijado por un partido que no lo negociará en la mesa. Aún más: los vecinos de Jiiutepec ya conocieron a Manolo como alcalde, ya se dieron cuenta de la clase de sujeto que es y el profundo amor que le tiene al dinero ajeno.

El sentimiento ciudadano en Morelos no es favorable al PRD porque se le liga con la figura de Graco Ramírez; en el caso de Jiutepec hay ingredientes aparte: Manuel Agüero fue el alcalde consentido del gobernador y ese apoyo le permitió manejar muchos recursos de manera discrecional sin temor a ser castigado.

Jiutepec es hoy cuna de la corrupción, la gente está desencantada con Agüero Tovar y los escándalos personales del edil se suman al desgaste público que carga. Aún sin Rafa en la boleta era muy difícil que Manuel Agüero fuera reelecto; con Rafa compitiendo la esperanza no es sólo que gane la elección, la gente ansía que el abanderado de Morena meta a la cárcel al perredista.

Así sea.

  • es viernes

El corazón y la mente de una mujer nunca se equivocan. Es más: cuando se equivocan, no lo reconocen nunca y por alguna extraña circunstancia al final siempre vuelven a tener la razón.

Así son las cosas, ni le muevas.

Hoy toca.

Comentarios para una columna feliz:

eolopacheco@elregional.com.mx

Twitter: @eolopacheco

Facebook: Eolopachecomx

Instagram: eolopachecomx

 



2017 El regional del sur. Derechos reservados. Aviso legal | Marcas registradas | Privacidad


Volver Arriba