El Regional

Opinión

| César Daniel Nájera Collado
2018-03-13

Ya era de mañana, y como siempre, el hombre se sentó en la terraza de su acogedora casa en la playa para oír el esplendor del mar. Nunca había sido muy fanático de nadar en este, pero le tenía un cariño muy especial por una simple razón: le recordaba a ella. Y justo cuando pensaba que su felicidad no podía incrementar, esta apareció.

 

            —¿Por qué me ves así? —pronunció la mujer entre risas.

            — Llevamos 50 años juntos, y cada día te pones más guapa.

 

            La historia de estos dos nunca fue común; siempre habían sido los dos locos sin medida. El hombre, antes de conocerla, era el típico “incomprendido” superficial que brincaba de mujer en mujer por su inseguridad. De hecho, en la noche de su primer encuentro, él había quedado anonadado con solo verla, pero terminó besando a otra por pensar que esta ya tenía novio. Su mujer sigue recordándoselo hasta la fecha, obviamente, pero él ya solo ríe; es preciosa hasta enojada. También, el hombre sabe que ha aprendido más a su lado que en 20 años de escuela. Ella le enseñó a no rendirse, a confiar, y sobre todo, a encontrar la felicidad en las cosas más pequeñas. Él ya tiene 67 años, y ella, 68, pero la gente aún se les queda viendo con extrañeza cuando estos caminan de la mano en la calle, riendo como loquitos. Y es que a pesar de que han tenido múltiples peleas en el transcurso de su vida, saben que al final del día, sus caminos se cruzan de nuevo para complementarse el uno al otro, porque han aprendido que no hay dinero en el mundo capaz de comprar la locura con la que se aman.

            Y es que así es el amor. Es lo más caro y raro de encontrar, pero también, la fuerza motriz más poderosa. Es por esto que el hombre duerme tranquilo todas las noches abrazando a su mujer, porque su amor es tan fuerte que ha vencido, inclusive, el miedo a la muerte.

            Imagínense que pasaría si la humanidad amara a su propia raza como esta pareja se ama entre si...



2017 El regional del sur. Derechos reservados. Aviso legal | Marcas registradas | Privacidad


Volver Arriba