El Regional

Opinión

Eolo Pacheco |
2018-03-12

Casi la mitad de las administraciones municipales de Morelos están relacionadas con la delincuencia organizada. Los vínculos vienen desde las campañas y se extienden hasta el ejercicio de gobierno. Casi una docena de alcaldes fueron financiados por la mafia y varios de ellos volverán a competir en una elección.

 

La historia se ha contado varias veces de diferentes formas y por diferentes actores, pero siempre es la misma: el narco financia candidatos y maneja gobiernos en Morelos. La semana pasada el periódico Reforma volvió a poner el tema sobre la mesa cuando expuso que 11 presidentes municipales de 8 partidos distintos mantenían vínculos directos con grupos criminales; varios de ellos se alistan para ir nuevamente a campaña. ¿Es Morelos un narcoestado?

De acuerdo con lo publicado en el rotativo nacional, derivado de la declaración oficial de dos sicarios detenidos, ediles del PRI, PSD, Verde, PAN, MC y Humanista fueron financiados por el cártel de Los Rojos que lidera Santiago Mazari, conocido también como El Carrete o El Señor de los Caballos. Los políticos habrían recibido un millón de pesos a cambio de garantizar impunidad en sus actividades y posteriormente varios de ellos fueron obligados a pagar entre 100 y 500 mil pesos mensuales como Derecho de Piso.

Hace algunos meses el comisionado de seguridad Alberto Capella dijo que al menos 11 alcaldes eran víctimas de extorsión de parte de grupos delictivos; lo reiteró tiempo después, luego de que se hizo público un video en donde un grupo armado amenaza al alcalde de Mazatepec Jorge Toledo Bustamante. El jefe de la policía denunció, pero no hizo nada.

Lo que publicó Reforma no es distinto a lo que ya había dicho el comisionado de seguridad de Morelos hace tiempo, de hecho podría tratarse de la misma declaración ministerial. Lo que refiere el periódico es que existe una amplia red de operación de la delincuencia en al menos 13 municipios y en la que participarían alcaldes, funcionarios municipales y estatales, policías del mando único y agentes municipales. A través de esa estructura el grupo delictivo garantiza el cobro de piso y controla la obra pública municipal.

"Tengo conocimiento que a Alfonso de Jesús Sotelo, Presidente Municipal de Jojutla por el partido PSD lo apoyó 'El Carrete' para financiarle su campaña dándole también la cantidad de un millón de pesos... Cuando ganó las elecciones el primer mes le dio a Beto (identificado como uno de los hombres de 'El Carrete') 500 mil pesos y ya los meses subsiguientes le daba cien mil pesos directamente a Antonio Mazari Benítez", declaró uno de los detenidos.

Según las testimoniales de los detenidos, los presidentes municipales controlados por El Carrete son el perredista Enrique Alonso de Tlaquiltenango, Jorge Toledo del Partido Humanista en Mazatepec, el panista César Augusto Franco de Coatlán del Río, los priistas Alberto Sánchez de Xochitepec y David Salazar de Tlaltizapán, Jorge Miranda de Amacuzac, Francisco León en Miacatlán, Dulce Medina de Puente de Ixtla, Francisco Salinas de Zacatepec y Alfonso Sotelo de Jojutla, ambos del PSD y Luz Dary Quevedo, Alcaldesa de Tetecala por Movimiento Ciudadano.

El tema es muy delicado porque expone la vulnerabilidad en la que se encuentran los ayuntamientos, la fuerza de los grupos delictivos y la incapacidad del gobierno estatal y federal para identificar, blindar y actuar en los gobiernos municipales donde hay presencia de la delincuencia. Estas revelaciones no son nuevas, de hecho son del dominio público porque el propio gobierno estatal lo ha manifestado en distintas ocasiones. La pregunta es obvia ¿Si las autoridades ya saben que existen este tipo de vínculos, por qué no han actuado?

Con casi la mitad de los municipios de Morelos relacionados con la delincuencia organizada es innegable que vivimos en un narcoestado. Hace seis años como candidato a gobernador Graco Ramírez dijo que Morelos era un narcoestado protegido desde las más altas esferas de gobierno, empezando por Marco Adame. Seis años después, si no hay complicidad, al menos hay incompetencia.

  • posdata

Las malas decisiones y los malos modos en el PRI están hundiendo el barco tricolor. Las dirigencias nacional y estatal del partido y el candidato al gobierno de Morelos, más que fortalecer un proyecto político, se han dedicado a dividir a la institución y a alejar a los liderazgos. Todos los días el Revolucionario Institucional pierde gente valiosa en Morelos; el último, muy importante, Jorge Argüelles.

Como Subsecretario de Operación Política del CEN, Consejero Político Estatal y nacional y Secretario de Operación Política Partido Revolucionario Institucional en Morelos Jorge Arturo Argüelles Victorero destacó por varias cosas: su entusiasmo partidista, su compromiso social y su vocación de servicio. El trabajo del abogado fue más allá del PRI: se multiplicó a través de una fundación desde la cual brinda apoyo a miles de personas a lo largo y ancho del estado.

La salida de Jorge Argüelles del Revolucionario Institucional es resultado de las malas decisiones nacionales y de la poca sensibilidad local; por su presencia en tierra al joven empresario se le consideró un aspirante natural a la gubernatura, luego se le ubicó en Cuernavaca o en alguno de los distritos locales y luego se le veía compitiendo en el primer distrito federal. Al final, en medio de una fuerte rebatinga de grupos e intereses en el PRI, Jorge fue desplazado de todo sin tomar en cuenta la base social que construyó a lo largo de varios años y el liderazgo ganado a por su trabajo directo con la gente.

La renuncia de Argüelles al PRI no es como la de otros personajes tricolores que salen por la puerta de atrás, vociferando y hablando mal del partido; noble de actuación y sólido en principios, el empresario se fue por donde llegó, renunció de manera discreta, agradeciendo las experiencias, las enseñanzas y los amigos que hizo en el PRI, pero señalando con firmeza los errores de un partido que parece decidido a administrar la derrota en Morelos. México necesita soluciones y no problemas, como mexicano y como morelense haré todo lo que este a mi alcance para encontrarlas, desde la trinchera en la que me encuentre, dijo el joven político.

La renuncia de Jorge al PRI no implica su distanciamiento de la política, ni tampoco echa por tierra el trabajo social y compromiso ciudadano: la fundación sigue y su capital político estaba identificado en otras trincheras, de ahí su inmediata invitación a sumarse al proyecto estatal que encabeza el alcalde capitalino Cuauhtémoc Blanco.

El perfil de Jorge Argüelles es atractivo para cualquiera que aspire a gobernar Morelos, el abogado tiene presencia estatal porque trabajó por la gubernatura y a través de su fundación llega a un número importante de ciudadanos que se identifican con su forma de pensar y actuar. La Fundación Jorge Argüelles tiene como objetivo la formación social, promociona valores que fortalezcan los vínculos ciudadanos, fomenten la convivencia familiar y ayuden a las personas a salir adelante.

De forma cotidiana otorgan medicamentos, material quirúrgico, sillas de ruedas y muletas a cientos de personas; también apoyan a la gente con material para construcción, botiquines, alimentos y adoptan personas de la tercera edad que se encuentran en situación de abandono. Tras los sismos de septiembre pasado, la fundación donó 65 toneladas de alimentos y ayudó a la edificación o reconstrucción de varias viviendas afectadas; nadie en lo individual ha hecho tanto como Arguelles Victorero.

El trabajo de Jorge ha ido mucho más allá de lo partidista, de ahí su relación con los ciudadanos. Su salida del PRI deja a ese partido sin un líder, pero sobre todo sin un político de nueva generación que entiende que el trabajo de un representante social va más allá de los discursos y las promesas.

La suma de Jorge Argüelles al equipo de Cuauhtémoc Blanco es importante por varias razones: suma un líder, arrebata al PRI una de sus mejores cartas, concede al futbolista (en caso de ganar) un perfil profesional para la integración de su gabinete y al PES le brinda un nuevo rostro del que puede echar mano en lo electoral.

El PRI se sigue desdibujando en Morelos. Cuauhtémoc y Encuentro Social ganan con la llegada de Jorge Argüelles.

  • nota

Cuauhtémoc Blanco y Rodrigo Gayosso ya son formalmente candidatos al gobierno de Morelos; son los primeros de ocho posibles candidatos que veremos en la boleta electoral, aunque para muchos la competencia real está entre estos dos personajes.

La de Blanco y la de Gayosso son propuestas diametralmente opuestas; la primera es de cambio radical y de revancha persona, la segunda es de continuidad y reconciliación.

En un par de semanas arrancan oficialmente las campañas, serán tres meses intensos en donde los aspirantes se jugará todo con tal de alcanzar sus metas; entre Gayosso y Cuauhtémoc aparece Víctor Caballero, como un tercero que podría meterse a la competencia.  

Varias cosas pueden suceder y muchas van a influir en el proceso. La imagen, la forma de comunicar, la estrategia, la operatividad, las ideas, las pasiones, la estructura y por supuesto la pulverización del voto, son elementos que se deben tomar en consideración para hacer previsiones.

Hoy Cuauhtémoc Blanco encabeza la preferencia electoral, pero su ventaja no es suficiente para garantizar el triunfo de julio. Ganar la gubernatura no será cosa fácil para nadie.

  • post it

Unas horas antes de su registro, el Consejo del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana acordó iniciar un procedimiento ordinario sancionador contra el presidente municipal de Cuernavaca Cuauhtémoc Blanco Bravo por la acusación que de habría cobrado para ser candidato a alcalde en la elección del 2015.

En el acuerdo aprobado indica que “al difundirse en diversos medios de comunicación nacionales y locales la presunta contratación del ciudadano Cuauhtémoc Blanco Bravo (…) a cambio de un contraprestación económica durante el proceso electoral local ordinario 2014-2015 probablemente transgredió el principio electoral de las elecciones libres auténticas y periódicas”.

Cuatro de siete consejeros electorales expusieron como argumento que de confirmarse la acusación, el exfutbolista vulneró el principio de garantizar elecciones libres y por ello es necesario que sea investigado y en su caso sometido al procedimiento y a una sanción “ejemplar”.

Los funcionarios electorales determinaron dar vista del caso a la Unidad Técnica de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral, en donde ya se encuentra en autos el expediente INE/P-COF-UTF/112/2016/MOR; también a la Fiscalía General del Estado de Morelos, que tiene abierta la carpeta de investigación SCO1/7335/2016; así como a la Fiscalía Especializada para la Atención a Delitos Electorales (Fepade) de la Procuraduría General de la República, en el expediente FED/FEPADE/UNAI-MOR/0001520/2016 y la averiguación previa 838/FEPADE/2016.

El acuerdo abre procedimiento sancionador contra Cuauhtémoc Blanco Bravo y contra su ex representante deportivo y actual secretario técnico del ayuntamiento de Cuernavaca José Manuel Sanz Rivera.

De acuerdo con la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (Legipe), en su artículo 456 inciso C), “respecto de los aspirantes, precandidatos o candidatos a cargos de elección popular: (serán sancionados) I. Con amonestación pública; II. Con multa de hasta cinco mil días de salario mínimo general vigente para el Distrito Federal, y III. Con la pérdida del derecho del precandidato infractor a ser registrado como candidato o, en su caso, si ya está hecho el registro, con la cancelación del mismo. Cuando las infracciones cometidas por aspirantes o precandidatos a cargos de elección popular, cuando sean imputables exclusivamente a aquéllos, no procederá sanción alguna en contra del partido político de que se trate. Cuando el precandidato resulte electo en el proceso interno, el partido político no podrá registrarlo como candidato”.

A pesar de que ayer se registró como candidato, Cuauhtémoc Blanco podría ser sancionado y eventualmente expulsado de la contienda electoral por la gubernatura de Morelos. Si eso sucede, el panorama electoral en Morelos cambiaría radicalmente. ¿Hay Plan B en la coalición?

  • post it

En los últimos meses se han hecho públicos diversos expedientes de la notaría 8 de Cuernavaca cuyo titular es el recientemente nombrado José Antonio Acosta Moreno. Los documentos que se supone son privados, se han vuelto públicos y exponen las transacciones inmobiliarias de varios funcionarios públicos de la actual administración y de la propia primera dama.

El último caso es el que mostró a nivel nacional la CMMC, donde refieren una transacción realizada por Andrik Ruíz de Chavez y Pedro Ruíz de Chávez en una propiedad de un millón y medio de dólares.

Independientemente de las implicaciones políticas,

¿Cómo puede un ciudadano obtener documentos los privados de una Notaría?

¿Con qué confianza puede acudir una persona a realizar un trámite en una Notaría donde los asuntos privados se vuelven públicos?

Independientemente del tipo de gestión de que se trate o de la persona que lo realice, es terrible que la información de la oficina del señor Acosta Moreno salga con tanta facilidad de sus archivos.

¿Cuál será la siguiente historia que conoceremos a partir de las filtraciones de la Notaría 8 de Cuernavaca?

  • redes sociales

Nadia Luz pidió permiso para competir para gobernadora y los magistrados se lo negaron. De todos modos no tiene ninguna oportunidad de ganar, dijo un magistrado.

Comentarios para una columna optimista:

eolopacheco@elregional.com.mx

Twitter: @eolopacheco

Facebook: Eolopachecomx

Instagram: eolopachecomx



2017 El regional del sur. Derechos reservados. Aviso legal | Marcas registradas | Privacidad


Volver Arriba