El Regional

Opinión

| Hugo Carbajal Aguilar
2017-05-19

El latín nos explica por qué cualquier imbécil puede ser ministro pero no maestro.

El vocablo maestro deriva de magister y este, a su vez, del adjetivo magis que significa más o más que. Al magister lo podríamos definir como el que destaca o está por encima del resto por sus conocimientos y habilidades. 

Por ejemplo, Magister equitum (Jefe de caballería en la Antigua Roma) o Magister militum (Jefe militar).

El vocablo ministro deriva de minister y este, a su vez, del adjetivo minus que significa menos o menos que. El minister era el sirviente o el subordinado que apenas tenía habilidades o conocimientos. 

El mejor maestro es aquel que te hace ver que no necesitas uno.

Y vaya que conozco más de uno, más de los que podría haber necesitado, porque puedo decir que he sido alimentado, nutrido con diferentes experiencias compartidas mediante una virtud muy poco común: la sencillez. Así, sin ambages, sin florituras, sin adornos retóricos o de los otros, sin presunciones ni vanidades superfluas y frívolas…vamos, con absoluta transparencia, cordialidad y entusiasmo en su significado etimológico original me he sentido prácticamente bendecido (también en su sentido prístino) por vivir y disfrutar a estos personajes.

Arqueles Vela, por ejemplo, quien con su estilo literario sensibilizaba nuestros oídos al escuchar su reflexión sobre un autor célebre y reflejaba un auténtico goce estético al rememorar alguno de sus trabajos. Aquí se confundían sin menoscabo de su especificidad la literatura y la filosofía. Escuchen esta conclusión al término de un breve estudio sobre Sor Juana:

“Nadie amó a Sor Juana en su tiempo. Hoy, todos los que la conocemos, la amamos".

 Un ejemplo:

“En perseguirme mundo, ¿qué interesas?

¿En qué te ofendo cuando sólo intento

Poner bellezas en mi entendimiento

Y no mi entendimiento en las bellezas?”

 

Y el maestro Arqueles: “Me da envidia… porque esto bien pude haberlo escrito Yo”.

 

Don Adolfo Sánchez Vázquez, sumamente reflexivo, serio, profundo y, sobre todo claro, luminoso. Marx quedaba comprendido y asimilado por más de uno de nosotros y, al lograrlo, quedábamos comprometidos o, más bien, embarcados como decía Albert Camus. Embarcados en la aventura vital de animarse a arriesgar todo en favor de la justicia, del cambio radical de esta sociedad. Radical, es decir, que va a la raíz de los problemas porque no se anda por las ramas.

 

Por si faltara más nutrimento proteínico, el queridísimo Maestro Alberto Híjar cuyo ejemplo terco y repleto de convicción nos empuja y estimula a no cejar en el empeño. Y si uno de estos caminos emprendidos lo constituye la apreciación estética y el Arte (así con mayúscula) concebido como la praxis que enriquece y fortalece nuestra empequeñecida humanidad… ¡qué mejor!

 

Por supuesto, Don Sergio (Méndez Arceo) a quien con amor filial se le han dedicado muchos esfuerzos e iniciativas propiciadas por su praxis cristiana que no es más que compromiso por la justicia en favor de los más necesitados. Esa definición le hacía decir que, precisamente por eso, el cristianismo no era una religión sino una forma de vida, una práctica cotidiana que da un Testimonio, corre un Riesgo y adquiere un Compromiso. Esa tríada de palabras que utilizó para definir su conducta ante los acontecimientos de la realidad social. Al abundar en esta reflexión dijo al término de una misa:

“Hermanos, el Obispo rojo, el Obispo payaso, el Obispo que se viste de charro para celebrar la misa… este Obispo les invita a leer al bondadoso de Marx”.

Sintetizaba así las acerbas críticas que desde diferentes medios le hacían llegar los contemporáneos fariseos que aún pululan y medran en nuestra enferma colectividad. Aquellos que aún lo acusan de comunista sin saber lo que dicen.Alguna vez, nos dijo:

” Recuerden, hay que estar bien parados en dos píes, para que no nos vayan a poner en cuatro”.

 Y festejaba con estruendosa carcajada.

 

Por supuesto asumo que no podría anotar a más, muchos más de estos distinguidos personajes, que quedarían en este pretendido tintero nombres de hombres y mujeres maestr@s que han dado todo afanosamente sin cálculos egoístas. Ellos y ellas son los mejores. Como los de hoy, como los de siempre.

Porque han dicho repetidamente No. Porque se han negado a ser cómplices con su silencio ante la corrupción reconocida de su sindicato. Porque se hacen presentes en la protesta colectiva exigiendo derechos para todos. Porque comparten con sus niños y niñas su almuerzo y su día. Porque se empiojan con ellos. Porque van a las casas de sus niñas y advierten las limitaciones diarias que padecen, que han viso a la mamá abandonada por el pelafustán de su marido y que batalla para obtener los mínimos necesarios.

 

Esas maestras son las mejores. Han aprendido que hay que compartir, que su tarea es exigente y sacrificada, que no se deben tolerar las injusticias cometidas contra cualquiera en cualquier parte y que deben levantar su voz para hacerse presentes. Han sabido que no tienen por qué aceptar una Reforma mal llamada Educativa que vulnera sus derechos y por eso se organizan y protestan y se hacen escuchar aunque siempre encuentran una exagerada e incomprensible sordera institucional.

 

Dije: entusiasmo, bendecido y praxis. Tres conceptos que deben ser comprendidos en su original acepción y concepción.

Entusiasmo, exaltación y fogosidad del ánimo excitado por cosa que le admire o cautive.

Praxis, acción y reflexión del hombre sobre el mundo para transformarlo.

Bendecido, de Ben-decir, de decir-bien, de desear-un-bien. Por eso, sólo se bendicen las personas, no las cosas.

Sí, aquí voy, empeñado en continuar esta tarea con todas mis, aunque mermadas por heteróclitas, impertérritas y pterodáctilas circunstancias,  fuerzas.

 

Sale maestros, seguimos su ejemplo… de a como nos toque.Siempre los necesitamos. Precisamente muchos de nosotros, nunca suficientes, continuamos en este trayecto porque tenemos la certeza de que no nos van a dejar solos.

 

No hay cabida para el conformismo y la resignación.



2017 El regional del sur. Derechos reservados. Aviso legal | Marcas registradas | Privacidad


Volver Arriba