El Regional

Opinión

| Carlos Morales Cuevas
2018-09-15

La rúbrica de esos labios

que hoy se archivan junto a criterios de Torquemada,

marcan la pauta de fluctuación

en lágrimas suicidas dejadas de la mano de Dios.

Hablar de besos en el cielo

como ángeles imaginados por un mortal sepultado,

sería redundar en lamentos

ya escritos sobre la piel del silencio.

No hay nada nuevo bajo la falda de Dios,

sólo que estoy solo,

y esos labios míos

firmarán sobre mi tumba

un epitafio que diga: simplemente, perdón. 



2017 El regional del sur. Derechos reservados. Aviso legal | Marcas registradas | Privacidad


Volver Arriba