El Regional

Local

Yesenia Daniel |
2018-09-14

Jojutla, Mor.- La Fundación altruista Tzu Chi de Jojutla, atendió el caso del abandono del señor Manuel, que a mediados del mes de agosto se difundió en redes sociales el estado en que vivía: sucio, enfermo, deshidratado y en la calle.

La foto del anciano fue subida a las redes sociales para solicitar ayuda. La publicación decía que la persona necesitaba apoyo de autoridades y sociedad por el visible estado de abandono que sufría.

El caso llegó a oídos de los voluntarios de la Fundación taiwanesa Tzu Chi que acudieron a conocerlo, de esta manera, se enteraron que el señor se llamaba Manuel, que había pasado al menos 6 meses sentado en esa silla de ruedas y como no podía valerse por sí mismo estaba sucio, deshidratado, con llagas en el cuerpo y con dos lesiones en la cabeza porque se intentó poner de pie y se cayó de frente.

También que el señor Manuel sí tenía una familia que vive en el mismo municipio de Jojutla pero que no podían o no querían hacerse cargo de él, sin embargo, sí cobraban su pensión.

El hombre fue llevado al Hospital Meana de Jojutla en donde permaneció 8 días recibiendo atención médica, pero tan pronto fue dado de alta fue entregado a su familia y de nuevo fue puesto en la calle.

"La familia cobraba la pensión del señor y realmente lo echaron a la calle; él vivía en el centro, todo el tiempo estuvo viviendo en el centro, estuvo durante seis meses haciéndose del baño en la silla, no se podía parar, cuando nosotros lo encontramos, lo encontramos en un estado deplorable, tanto de desnutrición, lesiones, tiene los pies infectadísimos, casi le se hace una elefantisis por lo mismo, casi llegaba a la amputación de las piernas, de las dos extremidades; lo rescatamos nosotros una noche que estaba lloviendo, nos dimos a la tarea de buscarle una clínica en donde lo recibieran, no quisieron, finalmente lo aceptaron en una clínica particular; al otro día fuimos a hablar con el director del Meana y buscar el apoyo para que lo pudieran ingresar y de ahí estuvimos con él día y noche cubriendo todos los gastos como medicamento, asearlo, apapacharlo, que esa es la función de la Fundación", comentó David Gutiérrez Hernández, coordinador Tzu Chi Jojutla.

Luego, al saber que la familia no se haría cargo de él, decidieron gestionar su ingreso a un asilo para que estuviera en un lugar seguro.

Fundación Tzu Chi Jojutla gestionó también a través del DIF, el modo de regresarle su pensión a Don Manuel y que la familia ya no la siguieran cobrando.

De acuerdo a la versión dada a los voluntarios, la familia de Don Manuel se excusó de no atenderlo argumentando que era un familiar lejano, además de que ellos también vivían en pobreza.

Derivado de la aceptación que la Fundación Tzu Chi tuvo en Jojutla tras solidarizarse con las familias, se decidió abrir un grupo de voluntarios que sigan los mismos principios y filosofía de "amor y alivio", que los voluntarios taiwaneses trajeron a Jojutla. Su oficina física de Tzu Chi Jojutla se ubica en Matamoros número109 en la colonia Emiliano Zapata.



2017 El regional del sur. Derechos reservados. Aviso legal | Marcas registradas | Privacidad


Volver Arriba