El Regional

Opinión

Isaías Cano Morales |
2018-06-14

Para quienes esperaban que el debate del domingo sostenido entre los candidatos a la gubernatura del estado, modificara las posiciones en cuanto a las intenciones del voto que cada uno tiene hasta ahora, les falló. El citado evento organizado por el IMPEPAC, que ha sido objeto de duras críticas por haber sido, no un encuentro en el que haya prevalecido la de exposición de planteamientos políticos con visión de futuro para sacar del bache en que se haya la entidad, sino como un cruce de acusaciones mutuas y de descalificaciones, no tuvo resultados como para bajar al puntero en encuestas, que se informa lleva 20 puntos de ventaja y que se sabe es el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Cuauhtémoc Blanco, a quien, por la posición de privilegio del cual goza entre electores, fue el blanco del ataque de los participantes respondiendo y señalando con dureza el atacado a quien le importaba no debía dejar ir vivo,  siendo este Rodrigo Gayosso, quien acusó los golpes que le lanzó su acérrimo adversario. En opinión de algunos a Blanco le ganó la animadversión y la ira que siente contra el candidato del PRD y su padrastro a quienes no bajó de corruptos y pésimos políticos y con amenazas de operar jurídicamente, en caso de ganar el cargo que pretende, para meter a la cárcel a quienes “han hecho daño a Morelos”. Hay que decir, que esta es una bandera en la campaña del futbolista que le ha redituado apoyo y simpatías entre ciudadanos dada  el ánimo de repulsión que priva en  mayorías contra el gobierno perredista.

Desde nuestro punto de vista, Cuauhtémoc, visto el panorama desolador que existe en el estado en diversos rubros cuyo causante es el gobernador Graco Ramírez: inseguridad,  violación a derechos humanos,  grave delincuencia, falta de empleos, pronunciada pobreza, mejorar renglón de educación y salud, atraso económico, el campo y por supuesto los lastres de corrupción e impunidad reinantes, dado todo esto, tenía materia suficiente para plantear proyectos de gobierno que solucionaran en gran medida el desastre social que Graco deja. Sin que ello le impidiera señalar los graves vicios y abusos de esta administración, sirviéndole tales argumentos para criticar y atajar las intenciones del hijastro quien pretende heredar el poder del padre. Le faltó decir, por ejemplo al Cuauh que su gobierno, en caso de lograrlo, se sometería a políticas de austeridad tal cual lo ha anunciado AMLO si llega a la Presidencia. Esto le hubiera acarreado mayores simpatías, dados los despilfarros, desvío de recursos y enriquecimientos que han sido pauta en este gobierno. Un ejemplo, hubiera dicho: es el derroche de millones que hace Gayosso en su campaña. Se antoja decir, que ciudadanos que estuvieron atentos al debate del domingo querían saber más del programa político, social y económico que tiene en mente quien se considera será el próximo gobernador, pero el futbolista se quedó corto dando sustancia al argumento de que le falta preparación, conocimientos y experiencia para gobernar un estado como el nuestro, no bastando sus reiteradas promesas de gobernar con hombres y mujeres con el perfil necesario  de preparación, honestidad y capacidad,  con intención prioritaria de sacar al estado de la crisis en que se encuentra.

En el debate dominical, según opinión generalizada no destacó ninguno de los ocho en propuestas y planes de gobierno; se les fue en diatribas, agravios y denuestos y en una que otra pincelada con visión de gobierno dando pie a la expresión de “no hay mucha tela de donde cortar”. Habrá que decir, que el encuentro de los aspirantes a gobernar este estado  a pocos llamó la atención; las mayorías se hallan en cómo resolver ingentes problemas de subsistencia y sin muchas esperanzas de que con un nuevo mandatario local la situación cambie. Lo que, en cambio, si llama poderosamente la atención es el posible arribo a la Presidencia de AMLO; de este esperado e histórico acontecimientos si nacen expectativas de cambios que lleguen a beneficiar a la población del país entero.

No obstante, quienes vivimos en Morelos, sin restar importancia al acontecimiento nacional que se vislumbra, sí nos interesa que el gobierno de la entidad no vuela a caer en manos corruptas, ladronas, abusivas y llenas de ambición personal y menos permitir que el gobierno se convierta en herencia familiar, de ahí que, a pesar de los señalamientos que se le hacen a Cuauhtémoc Blanco, éste continúe como amplio favorito para levantarse con la victoria en las urnas el primero de julio y como consecuencia tome el mando de gobierno y por supuesto, la población morelense se encargará de que el futuro gobierno no  repita de la triste y lamentable experiencia del pésimo mandato por el que nuestro estado ha pasado.

Chay_cano@hotmail.com

 



2017 El regional del sur. Derechos reservados. Aviso legal | Marcas registradas | Privacidad


Volver Arriba