El Regional

Opinión

Carlos Gallardo |
2018-05-18

Ninguno de los candidatos a gobernador en Morelos se ha manifestado totalmente a favor, hasta el momento, de la mal llamada reforma educativa, que tantas controversias ha provocado. Guardan así su distancia, premeditada o no,respecto de la postura asumida por Graco Ramírez Garrido Abreu, férreo defensor de esa intentona de cambio presuntamente innovador y moralizante. El actual mandatario estatal se ha distinguido por su incondicional respaldo a las medidas emprendidas desde el principio del sexenio por Enrique Peña Nieto.

Tampoco dan muestra de que estén ampliamente enterados de lo que acontece, ni sus escondidos asesores en la materia, si es que los tienen. Obviamente, acuden a lo que puede ganarles simpatías en tiempos electorales. De modo que, invariablemente, casi todos anteponen a cualquier propuesta o iniciativa, el respeto de los derechos laborales y profesionales de los docentes.

El caso es que, piensen lo que piensen, o lo que no piensen, hablar de educación es tema obligado para ellos, porque suponen, y suponen bien, que la sociedad entera está atenta a lo que acontezca en esa parcela institucional.

Llama la atención que el candidato aliancista, Alejandro Vera Jiménez, no rehúya el tema, sobre todo porque hay en el partido que lo postula y en el sindicato magisterial, una posición de apoyo decidido a la reforma de Peña Nieto. Vera Jiménez se pronunció, durante su presencia por los rumbos de Ocotepec, por “revisar la reforma y restituir derechos del magisterio.

Un poco más cauta, Nadia Luz Lara, candidata del Verde Ecologista, “se dijo a favor de la reforma educativa, aunque se pronunció por revisar aquellos aspectos en los que se atente contra los derechos de los trabajadores de la educación”.

Decirse a favor o en contra, en esos términos, es casi decir nada. La ambigüedad impera, pero de cualquier manera no es un aval absoluto de la acción educativa puesta en marcha durante estos últimos años. Eso parece, pues.

El resto de los candidatos se sale por la tangente o de plano es muy escaso su conocimiento sobre este controversial tema.

El doctor Víctor Caballero Solano, de Acción Nacional, en el esbozo de su Plan Integral de Educación, se refiere a la infraestructura educativa, a la evolución del Programa Beca Salario, a la seguridad en las escuelas y a un interesante Programa “Morelos por sus maestros”

Mario Rojas Alba, del Humanista, habla de una educación superior vinculada al desarrollo de Morelos. José Silva Bandala, supongo que, en representación de Cuauhtémoc Blanco, de Morena, informa de los trabajos llevados a cabo por un Consejo Consultivo Estatal, en el que participan los mejores académicos, empresarios, profesionales de distintas áreas con una experiencia probada por muchos años,” quienes se han reunido, dice, “con el ánimo de entregar un trabajo que sirva de marco para que al estado de Morelos le vaya muy bien”. Puro verbo genérico, sin una idea concreta, particular, aplicable. Coincidentemente, Rodrigo Gayosso, del PRD y su partido aliado, comentó hace algunos días, de la elaboración de un plan, realizado durante 21 días por más de 284 especialistas, empresarios y líderes sociales; fue creado durante las mesas Reuniendo Grandes Ciudadanos, organizadas por la asociación Identidad y Orgullo por Morelos”. Ni temas concretos, ni nombres de las ideas generadas, ni referencia alguna a la reforma que a todos preocupa. Dicen mucho, pero nada aclaran y mucho menos explican.

En fin, me faltó escudriñar para saber cómo han planteado el tema Jorge Meade Ocaranza, del PRI, y el “independiente” Fidel Demédicis Hidalgo. Me atrevo a adelantar que, seguramente, nada digno de resaltarse habré de encontrar con ellos. Ya lo veré.

El caso es que un asunto tan traído y llevado a nivel nacional, el de la reforma educativa, aquí en Morelos, no está por ahora en los planteamientos básicos de los candidatos al gobierno del estado.

profechon@hotmail.com



2017 El regional del sur. Derechos reservados. Aviso legal | Marcas registradas | Privacidad


Volver Arriba